Páginas vistas en total

sábado, 8 de diciembre de 2018

El lenguaje del futuro

Cada vez somos más tontos. No paro de repetirlo. Por si no fuera poco cansino el todas todes todis todos todus todxs y tod@s y luego el resto de la frase de la que, llegados a este punto, no me acuerdo porque se me ha hecho fosfatina el cerebro colapsado por el absurdo, resulta que ahora los animalistas proponen que se eliminen frases hechas como "coger el toro por los cuernos" o "matar dos pájaros de un tiro". El tiro me lo voy a pegar yo ante tanto despropósito. A ver si nos enteramos de que el lenguaje es un reflejo de la sociedad y no al revés. Si cambia la sociedad el lenguaje lo hace automáticamente pero si tu pones todas las vocales del mundo en lugar de un "todos" y sigues siendo un machista lo que estás haciendo es el imbécil (y desquiciar a todos los filólogos a los que no te da la gana de escuchar porque no te interesa). Señores animalistas: las frases hechas tienen un sentido figurado. A ver si nos enteramos de que "matar dos pájaros de un tiro" significa "solucionar dos problemas con una sola acción" y no ir por ahí asesinando aves con una escopeta. A este paso sólo se va a poder gruñir y vamos a tener que vigilar cómo porque, digas lo que digas, ofendes a alguien. Si lo que quieres es que te linchen la frase perfecta es "eres más puta que las gallinas" aunque como la mayoría de la gente sólo dice estupideces lo mejor es quedarse callado. 

sábado, 24 de noviembre de 2018

Los filólogos no existimos

Últimamente estoy en modo "fiel espada triunfadora" y, ya que me apetece quejarme, he decidido canalizar mi intolerancia a la injusticia para hacer algo de provecho y escribir esta entrada. Resulta que si lo llego a saber no cojo un puñeteros libro en la vida porque total, aquí el más idiota triunfa y si tienes más de dos neuronas te condenan al ostracismo. Lo de aprobar el bachillerato con un suspenso es ya el colmo de la vergüenza, aunque ya se hacía de tapadillo (y con más de una también) , cualquiera que haya sido profe lo sabe. Yo creo que la educación en España está para desmantelarla y reformularla desde cero, pero visto como se hacen aquí las cosas podrían enviar a los chavales una felicitación en su 16 cumpleaños en la que se incluyera como regalo el título de la Eso. A ellos les ahorraríamos el trauma de pasar por un instituto al que no quieren ir y a las arcas del estado un montón de millones. Pero eso no puede decirlo un filólogo porque la filología es esa cosa rara e inútil que sólo estudian un puñado de idiotas para acabar siendo profes o en la cola del paro. Se busca la opinión de un experto para cualquier estupidez pero para temas de lingüística o literatura el vecino del quinto te vale. La saga "crepúsculo" es alta literatura y decir o escribir "aiga" no sólo no nos escandaliza sino que nos parece correcto (eso por no hablar del lenguaje inclusivo, el aluvión de anglicismos absurdos y la estúpida manía de escribirlo todo con "k") Ni siquiera he encontrado una viñeta sobre filólogos, he tenido que conformarme con una sobre profes de lengua que es donde acabamos la mayoría en el mejor de los casos. Por cierto, lo que dice la viñeta es tal cual, aunque debería añadir "madre sustituta". 

jueves, 22 de noviembre de 2018

Sucesos para anormales en Cuarto Milenio

No me gusta la tele, para que vamos a engañarnos. Quiero que quede claro que no es por esnobismo ni nada parecido. A la primera que le gusta ver un programa distendido o una película de palomitas es a mí. No me limito a ver cine de autor y sesudos documentales, pero me repugna en lo que se está convirtiendo la programación. Se trata de saber quién grita más y quién tiene la moral más deleznable. Lo que sea con tal de salir en la tele. Con los últimos ralitys que están haciendo (y que acabas viendo por narices a la que zapees un poco. Los anuncian y los resumen a todas horas) está quedando patente que el tema se les está yendo de las manos y da igual la cadena o la naturaleza del programa. Uno de los pocos programas que me gusta ver es Cuarto Milenio. Los temas son interesantes (obviamente unos más que otros) y nadie grita ni se falta al respeto. Pero los programadores parecen odiarlo. No paran de interrumpirlo con anuncios en mitad de las secciones, dejando a los pobres invitados con la palabra en la boca cuando lo tienen muy fácil para cortar entre sección y sección dada la estructura del programa. Y eso sin tener en cuenta que, como saben que tiene una audiencia fiel, lo cambian de horario constantemente. Aprovechan para ponerle delante el estreno de turno, por muy zafio que sea, y obligar a la gente que está esperando a verlo. Señores programadores: la gente que ve ese programa en concreto lo vería en cualquier otra cadena. Dejen de interrumpir una historia interesante con anuncios de programas cutres en los que unas chonis se tiran de las greñas. El público al que le gusta la carnaza no está viendo Cuarto Milenio. No es una crítica es una realidad. Con esa estrategia sólo van a conseguir que la gente se grabe el programa o lo vea por internet (otra odisea por cierto). Ya quedan pocos programas serios, dejen que la gente pueda disfrutarlos. 

sábado, 17 de noviembre de 2018

Cuatro traumas que me provocan las películas sobre el espacio.

Anoche estuve viendo armagedon. No la había vuelto a ver desde que viera en el cine y no me había gustado nada pero, dado que las circunstancias en las que la vi fueron bastante peculiares, decidí darle una segunda oportunidad con la esperanza de haberla juzgado mal. Lamentablemente la experiencia fue mucho peor y me hizo reflexionar sobre los cuatro traumas que me provocan las películas de astronautas.

1. El rollito patriótico. Interminables arengas sobre la paz, la libertad, el heroísmo salvar al mundo,bla bla bla...Eso sin contar que aparecen banderitas (de EEUU, por supuesto) hasta en la sopa. Antes de rescatar a tu compañero moribundo debes poner la banderita recta porque, si tu amigo se muere, le da dramatismo y queda profundo pero, si dejas la bandera en el suelo, eres un enemigo de la patria. Aburre, de verdad, no hay quien lo aguante. 

2. Todos los ciudadanos del mundo excepto los de Estados Unidos parecen ser amish. Antes todo sucedía única y exclusivamente en Estados Unidos y en las ciudades grandes, nada de que aterrice un platillo en un pueblo perdido de Wisconsin. Con el paso de los años la tendencia ha sido hacer el fenómeno global (porque lo otro era totalmente inverosímil) pero cuando aparecen ciudades de otros países todo está desfasado, sobre todo los coches. Si aparece París, por ejemplo la gente circula en un dos caballos y se quedan tan anchos. Y así con el resto de países. Esto directamente resulta insultante. 

3. Los emojis andantes de la sala de ordenadores de la Nasa. En las películas de astronautas siempre se ve todo desde dos puntos de vista: el espacio y la sala de ordenadores de la Nasa. El único cometido de los seres ovinos que habitan en esta sala es informar al espectador de lo que debe sentir: que están todos en peligro, ponen cara de susto y se llevan las manos a la cabeza. Si muere alguien lloran y al final, cuando se soluciona todo, siempre en el último segundo, se levantan y aplauden. No tienen ninguna función más, eso sí, siempre son muchos.

4. El manidísimo plano de todos los astronautas avanzando en abanico, mirando al infinito y poniendo cara de héroes. No hay más que comentar. Está tan trillado que resulta ridículo. Dejad de hacerlo. Por favor. 

Hasta aquí mis principales traumas espaciales, hay algún otro pero no es tan específico del género. 

miércoles, 17 de octubre de 2018

11 películas de espada y brujería que no te puedes perder

¡Ah, la espada y brujería! Qué buenos momentos me ha dado con esos hombres musculosos, esas mujeres con vestidos imposibles y esos magos que te dejan tuerto. El problema es que la mayoría de películas o te atrapan desde el primer momento o te traumatizan de por vida. En cualquier caso te dejan una marca imborrable. Voy a hacer un repaso de mis favoritas. Sé que muchas quedarán fuera pero quiero aclarar que para mí uno requisitos es estar ambientada en una época indeterminada por lo que algunas maravillas como Lady Alcón no están en la lista. El orden es aleatorio. Allá vamos.

1. Todas las de Conan. 

Empecemos por las clásicas:
Conan el bárbaro y Conan el destructor. La espada y brujería por antonomasia, generadoras de toda una iconografía ¿quién no conoce a Conan? A destacar la estupendísima banda sonora y la escena del nigromante convirtiéndose en serpiente en la primera. La segunda es algo más floja aunque tiene sus puntazos como el personaje interpretado por Grace Jones.
Pasemos al remake de Conan el bárbaro. Se nota que han pasado los años. Los efectos especiales son espectaculares y la fotografía exquisita, algunas imágenes parecen sacadas directamente del cómic. La pusieron a parir pero a mí me gustó. Lo mejor : la bruja.

2. El guerrero rojo. 


Es como conan 3 pero la protagonista es la chica. El hecho de que el partener sea Arnold Schwarzenegger contribuye a crear esta sensación. No es tan buena pero es entretenida. 



4.kull el conquistador


Más de lo mismo. Se nota que también está basada en los textos de Robert E. Howard. Intrigas palaciegas, brujería, engaño, venganza...muy muy entretenida. 



5. Solomon Kane 


 La última de la basadas en la obra de Robert E. Howard. Más oscura que las anteriores se basa en la vida de un hombre atormentado por una maldición. Al igual que el remake de Conan se nota que es posterior y cuenta con mejoras técnicas.

6. Willow


Una delicia. Cine familiar en estado puro. Original entretenida y divierta. Si la ves de pequeño (y de no tan pequeño) no la olvidas.



7. Masters del Universo


De todas la que peor ha envejecido de lejos. Una lástima porque en su momento era una pasada. Saltos dimensionales, toques futuristas, pique de hechiceras, mundos en peligro. En cualquier caso algo que no podrás olvidar. 

8. El Señor de las Bestias

Lo más de lo más. Hay un antes y un después de ver esta película. Nada vuelve a ser igual. Flipamiento en estado puro. Muy original y entretenida. No se puede decir lo mismo de su secuela. Acabo de descubrir que existe una tercera. No puedo dejar de verla.

9. El Rey Escorpión 


Tremenda sorpresa me di cuando fui a ver un spin off de La Momia y me encontré con el regreso del género de espada y brujería. Además con todo el encanto de las películas clásicas. Una gozada. 

10. Warcraft: El Origen


Que yo sepa la última aportación al género. Muy entretenida, bien hecha y con un argumento elaborado que exige una secuela. Esperemos que la hagan porque termina en lo más interesante. 


11. El Corazón del Guerrero


 He dejado esta para el final por diversos motivos. Es la más original, la más compleja y un homenaje al género. Mezcla la realidad actual con una realidad arternativa fruto de los juegos de rol. Obsérvese la similitud entre las carátulas de las dos últimas. Ambas confrontan dos mundos separados por una espada. 

Aquí concluye mi selección fruto de una mezcla de nostalgia y flipamiento. Ojalá renazca este género que ha estado bastante olvidado y que tanto nos hace disfrutar. 


domingo, 14 de octubre de 2018

Involución

Últimamente estoy reflexiva. Miro a mi alrededor y se me quitan las ganas de todo. Se supone que gracias a las tecnologías hay un acceso ilimitado a todo tipo de conocimientos y que la gente tiene más formación que nunca. Deberíamos ser todos mucho más sabios y en realidad somos cada día más idiotas. En lugar de buscar información sobre cualquier tema que nos interese para cubrir nuestras inquietudes intelectuales nos dedicamos a cotillear el perfil de Facebook de la vecina a ver qué peinado se ha hecho y dónde ha ido de vacaciones y nos esforzamos en hacernos una foto imposible arriesgando muchas veces la vida para parecer más guays que ella. Antes se decía "los cementerios están llenos de héroes" ahora lo están de idiotas que se matan haciéndose la auto foto de toda la vida que en otro alarde de imbecilidad ahora se llama "selfie". Decimos tantos anglicismos en una frase que no se entiende un carajo de lo que estamos diciendo, eso sí utilizamos el lenguaje inclusivo. Soy idiota pero políticamente correcto. Si se te ocurre decir algo al respecto como filólogo te ponen de vuelta y media porque tú sólo has estudiado cinco años pero el descerebrado que ganó el último concurso de telerealidad (que son todos más falsos que la escopeta de Judas) y que no tiene ni la etiqueta del anís del mono (ojo porque no le ha dado la gana, no porque no se le hayan dado oportunidades) ese sabe más que tú porque es un triunfador que sale en la tele. Luego en un magnánimo intento de culturizarnos ensalzan un montón de estudios científicos  que siempre son de la Universidad de Massachusetts, deben aburrirse mucho por allí, en los que o bien descubren la sopa de ajo o intentan demostrar  cosas como que el amor lo genera no se qué hormona o que si te deprimes es porque tienes un virus en el cerebro. Pero ellos son científicos y pueden decir lo que les de la gana  por inútil que esto sea. Digan lo que digan es como si hablara dios pero a los expertos de letras se nos toma por el pito del sereno. Me parece a mí que profesionales tanto competentes como ineptos hay en todos los campos y no se debe generalizar de manera tan salvaje. 

sábado, 22 de septiembre de 2018

Fotos de gatos

Hace tiempo que no escribo y en este tiempo de introspección he comprobado algo que ya intuía. Da igual cuánto trabajes para escribir una entrada, no importa si te documentas o la perfeccionas, la revisas o la adornas. No tienes nada que hacer contra la foto de un gato. Es una verdad absoluta comprobada empíricamente. Durante los casi tres meses que hace que no escribo me he dedicado a compartir en Facebook únicamente fotos de gatos, cachorros, paísajes bonitos y similares. El número de "me gusta" ha aumentado considerablemente(aunque eso no era muy difícil, la verdad). Todo esto me lleva a pensar dos cosas: que no vale la pena esforzarse y que dedico demasiado tiempo a reflexionar sobre estupideces. En cualquier caso debería hacérmelo mirar. Ahora falta comprobar si con el título de esta entrada me suben las visitas a la bitácora.