sábado, 12 de noviembre de 2011

¡Hala, ya es Navidad!

 Como cada 1 de Noviembre, arranca la campaña de Navidad aunque las malas lenguas dicen que ya empiezan los preparativos desde Octubre. A este paso acabaremos enlazando las campañas desde el 7 de Enero. Ya podemos ver en los establecimientos todo tipo de adornos y preparativos para Navidad,  ya tienes que estar contento aunque te encuentres fatal y tengas un trabajo basura, si es que tienes la suerte de tenerlo. Pero eso da igual, en Navidad hay que ser un cursi y un hipócrita y aunque el resto del año seas un auténtico cretino, en estas fechas has de ser amable y caritativo. Pero sobre todo has de comprar mucho, y gastar, gastar con compulsividad y desenfreno,  da igual que vivas debajo de un puente porque has sido víctima de un lanzamiento, en Nochebuena hay que comer marisco, aunque no te guste y le tengas alergia. Y luego vendrá el bombardeo de películas edulcoradas y moralizantes, que no olvidemos que son americanas y no tienen mucho que ver con nuestra cultura, pero da igual, ahora las postales de toda la vida se llaman christmas como si fueran cosas diferentes o no hubieran existido nunca. Como ya dije en la entrada anterior, todo lo de fuera nos parece mejor, además de las mencionadas postales, resulta que Todos los Santos se llama Halloween, las bayas  se llaman berries, las fiestas se llaman parties, y los famosos o celebridades, se llaman celebrities. Un apunte acerca de los préstamos lingüísticos: su origen es el de tomar palabras prestadas de otras lenguas cuando el concepto o la palabra no existen en la lengua propia, aunque hay mucho de esnobismo rancio al adoptar palabras extranjeras porque nos parece que estamos más en la onda o como dirían ellos: más cool. 
Pero no vale de cualquier lengua, ha de ser la que que está de moda, ya pasó en el siglo XVII con el francés y ahora con el inglés, tiene que coincidir con la lengua de una potencia mundial, así que deduzco que la próxima será el chino. Si tomas una palabra de una lengua "pobre" no es guay, no es tanto querencia a lo extranjero, sino querencia al pijerío y al servilismo cortesano. Lo más triste de todo esto es que denota la ignorancia de nuestra propia lengua y cultura, porque muchas veces acabamos celebrando cosas que en realidad ya celebrábamos, pero les cambiamos el nombre y lo hacemos como novedad de una manera enajenada y vacía. Como podéis ver he puesto imágenes navideñas de Naruto para demostrar que la tontería no es exclusiva de los españoles, sino que parece que el servilismo y la estupidez son extensibles al resto del mundo.

 ¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2014! YA QUE LO ADELANTAMOS, LO ADELANTAMOS BIEN.

1 comentario:

  1. Como bien dices, tal vez al "Halloween" no haya otra opción que llamarlo por ese nombre, pero son tantas las otras palabras que no son más que cursilerías que reflejan la baja autoestima de quien las emite y su falta de orgullo cultural.

    ResponderEliminar