jueves, 5 de enero de 2012

NOCHE DE REYES

Por fin es 5 de enero y vuelven la magia y la ilusión, poner los zapatos, acostarse pronto y levantarse temprano con la esperanza de poder ver a los Reyes Magos alejarse con sus camellos desde la ventana. Y luego correr a buscar los regalos ¿qué será esta vez? ¿habrán recibido mi carta? ¿será lo que pedí o  me habrán traído lo que necesito, o algo que no sabía ni que existía pero que me gusta más que lo que ha había pedido? Y luego comer el roscón y encontrar el haba y ponerse la corona si te toca el rey, y estrenar los regalos, y alegrarse de lo contentos que están todos, tomar el café, jugar a las cartas o a algún juego de mesa...Y reírse, reírse mucho que es lo importante, disfrutar del día y de la gente a la que quieres. Pero ahora se está perdiendo la magia, hoy sin ir mas lejos en las noticias intentaban darle explicación científica al don de la ubicuidad de sus majestades. La magia es magia y cómo se consiga no importa, porque muere la ilusión y sin ilusión la vida es muy triste. Que tienen a los niños idiotizados con tanto razonamiento científico y tanta inmersión en la realidad (el lector discreto sabrá a qué me refiero sin necesidad que haga como muchos presentadores bocazas que arruinan esfuerzos de siglos en un solo instante). No hay nada más triste que un niño sin imaginación, y es lo que estamos creando. Toda fantasía es falsa, toda ilusión es mentira, hay que ser realista y científico. Eso está muy bien en un adulto si lo ha elegido por si mismo, aunque para mí resulta muy aburrido, pero no debemos imponerlo a los niños. Los niños, enterémonos de una vez , son niños, y es bueno que disfruten de la niñez y que si pueden sigan conservando la magia cuando sean adultos, porque tal vez no sea real, pero la vida con magia es mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario