viernes, 7 de diciembre de 2012

gangnam style


Todo el mundo habla de Psy y no me extraña. La canción en sí, no es más que la típica canción del verano con música pegadiza y baile facilón. Hasta ahí todo correcto, la innovación es el videoclip. El hombre ha quedado con sus amigos frikis, se han disfrazado con lo más extravagante que han encontrado y han ido por Seúl haciendo el idiota ¡Y de qué manera! hay quien me ha dicho que desde que vio el video no puede mirar del mismo modo los ascensores. Tiene pinta de que han disfrutado como locos y lo que es innegable es que "transmiten" como dirían los del jurado de OT , lo que pasa es que en vez de emoción (tal y como la entienden ellos, claro) transmiten flipamiento y sinceramente, para mí ese es el secreto de su éxito. La canción sin el baile está bien, pero con el baile ya es otro nivel, una vez lo has visto no puedes dejar de hacer el idiota cada vez que escuchas la musiquilla. Para mí los puntos fuertes son el niño bailón, el hombre del ascensor y el duelo de baile con el tirillas de amarillo. Tampoco tiene desperdicio la escena de enamoramiento en el metro ni la escena de la sauna. En fin, que desde que empieza hasta que acaba no dejas de estar perplejo. 
Se agradece una canción divertida y diferente, además demuestra mi teoría de que si la canción ha de triunfar, triunfa independientemente del idioma en el que se cante, y no hace falta que todo el mundo cante en inglés descafeinado para triunfar, como dicen algunas discográficas.  Desengañémonos, si has de cantar en una lengua que no es la tuya, o la dominas mucho, o queda fatal. Además, la grandeza de la música es que puedes escucharla sin entenderla y a mí personalmente me aburre soberanamente que todas las canciones suenen igual. En España en concreto podíamos tomar ejemplo del flipamiento asiático y dejar de grabar baladorrias deprimentes que sólo te dan ganas de suicidarte. No sé qué es peor, que el cantante de turno cante en inglés con acento andaluz (o gallego...) o que te mueras agonizando por la depresión y el aburrimiento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario