lunes, 1 de julio de 2013

LA CELESTINA

Hoy voy a hablar de libros para variar un poco. El problema de hablar de La Celestina es que esta todo más que dicho, pero como ya he mencionado otras veces, no me voy a ceñir a los aspectos canónicos del libro sino a mi experiencia como lectora.
Para empezar he escogido esta imagen porque tiene el título original de la obra que luego pasó a ser tragicomendia de Calisto y Melibea (eliminando y de la puta vieja celestina) y finalmente pasó a llamarse La Celestina a secas. El libro es estupendo aunque siempre me he preguntado cómo es posible que a Fernando de Rojas no lo quemaran por hereje, porque debió de cabrear a muchísima gente. Lo que más me gusta es la elegancia con que lo explica todo, elegancia que no han conseguido transmitir al pasar al obra al formato cinematográfico , ni siquiera en algunas adaptaciones al teatro. Se tiende a caer en los aspectos soeces de la obra, no olvidemos Celestina y sus pupilas son prostitutas y se mueven en un ambiente sórdido y degradado, y se olvidan de lo importante que es la manipulación, la conspiración y el choque entre el idealismo de Calisto y Melibea y la realidad más cruda de los criados. Muy interesante es el personaje de Pármeno, que intentando obrar correctamente, se ve abocado a unirse a los conspiradores porque "además de ser bueno hay que parecerlo" y los otros personajes saben aparentar muy bien. El autor hace una crítica salvaje de la sociedad de su tiempo, de los engaños y de las falsas apariencias, así como de los prejuicios que imperan en las relaciones humanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario