martes, 1 de marzo de 2011

Grandes misterios de la humanidad VI: ¡Cuánta incultura!

¿Por qué la gente que va de culta niega estar enganchada a los culebrones, alegando que ve teleseries, o afirma rotundamente que ve los documentales de la 2, cuando en realidad, los duerme? No pasa nada. Puedes ser doctor honoris causa y estar enganchado a << yo soy Betty la fea>> Somos humanos. Es comprensible que a veces uno tenga ganas de ver una idiotez en la tele para distraerse, o que después de comer le apetezca dormir una siesta mientras escucha de fondo como migran los salmones. Lo que no se aguanta es que la gente pretenda ser culturalmente correcta 24h al día. ¡Por Dios! Sería terriblemente aburrido. Me imagino su rutina diaria <<Buenos días Faustino ¿has observado que el trino de los pájaros parece ligeramente más agudo esta mañana, tal vez sea fruto de la incidencia de las gramíneas en su sistema vocal >> << Me alegro de que me lo comentes, Lucrecia, aunque me siento algo intrigado por la alegoría que ha tenido lugar en mi onírico descanso>>. Luego desayunan comentando cómo ha decrecido el índice de masa neuronal en los jóvenes, según algún estudio realizado en la universidad de Massachussets y se van al trabajo leyendo <<elogio de la locura>> en el tren. Comen con los compañeros de trabajo, comentando y analizando estrictamente lo acontecido durante la mañana y regresan a casa a ver películas de Bergman, o Pasolini, o ambos porque las películas normales no son lo suficientemente refinadas para su exclusivo intelecto, y se van a dormir comentando el último dato aparecido en la prensa especializada sobre la cría del atún rojo debido a la alta demanda japonesa. Y mueren durmiendo de un ataque de aburrimiento crónico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario