jueves, 6 de octubre de 2011

DENTRO DE POCO TENDRÁN CINCO AÑOS

El otro día estuve viendo el trailer de una película en la que un mozalbete de diez y ocho años interpretaba a un personaje de treinta para arriba. El típico papel para Jason Statham, un hombre duro y masculino que reparte con alegría y elegancia allá dónde va. Lo mismo, vamos un chavalin, anabolizado con aires de hombre muy hombre y aspecto de pardillo. Por supuesto tiene una casa estupenda que vale una fortuna, un superdeportivo y todo lo que quiera el guionista, que para hacer su trabajo ha consumido grandes cantidades de alucinógenos, y por supuesto no ha leído a Aristóteles porque no conoce en absoluto el concepto de verosimilitud. A este paso la próxima entrega de Matrix la protagonizará un niño de cinco años con sotana tuneada y cara de flipado, y a todos nos parecerá de lo más normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario