viernes, 4 de enero de 2013

HAIRSPRAY


Se trata de un musical extravagante y divertido que aboga por la igualdad de derechos pero desde la alegría. Nunca pensé que Chistopher Walken y John Travolta hiciesen tan buena pareja. Ni que el segundo pudiese interpretar a una mujer tan tremendamente femenina. La mala malísima es en esta ocasión Michelle Pfeiffer que interpreta a una ex-miss interesada y tramposa que está dispuesta a todo por conseguir que su hija siga sus pasos. Todo esto ambientado en los años sesenta en pleno conflicto racial y con el mundo de la televisión como fondo. La protagonista es una jovencita gordita y optimista que es capaz de ver siempre el lado bueno de las cosas, y lo que es mejor aún, de hacer aflorar la bondad de las personas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario