miércoles, 29 de mayo de 2013

...pero poco y la maldición de los actores exóticos.

El lo que sea pero poco es un concepto que descubrí por culpa de los directores de casting de las películas de Hollywood.
Jason Scott Lee
afectado por la maldición
 de los actores exóticos
Resulta que hay películas en las que  se requieren unas características físicas en los actores, pero les puede el egocentrismo y no hay narices de poner un actor que dé el papel de verdad. Me explico: tú tienes que hacer una película ambientada en España por ejemplo y el personaje protagonista se llama Pedro Ramírez y es de Sevilla (topicarro dónde los haya pero es su estilo).Hasta ahí todo bien, entonces llaman al director de casting y le dicen que busque un actor para el papel y cogen a  Matthew McConaughey, lo visten de mexicano (esa es la otra, no distinguen a los latinos, ni entre ellos ni de los españoles) y se creen que da el pego. Eso por no hablar de que todos los coches que aparezcan en la película serán prehistóricos y cochambrosos, y la ambientación será espantosa. Para muestra Misión Imposible II dónde la Semana Santa sevillana, se celebra haciendo hogueras como en San Juan mezclado con Fallas (aunque en realidad se dice "queman a sus santos" y no a los ninots), se grita "VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN" mientras echas cosas al fuego, los hombres se visten de pamplonicas y las mujeres de falleras y los tablaos flamencos son de diseño. Pero el concepto "pero poco" se ve sobre todo en las películas ambientadas en lugares exóticos.
Anthony Quinn de "arabe pero poco"
Que el protagonista es chino, pues no hay narices a contratar a un actor chino y mira que los hay ( y buenos),  pues no, contratan a uno de Massachusetts que tenga los ojos un poco rasgados porque su tatarabuelo era indio y ya tienes a un "chino pero poco". Que el protagonista es un árabe, pues pones a un mexicano y ya está  un "árabe pero poco", que vale que los españoles somos medio árabes y los mexicanos y los españoles tenemos mucho en común pero  no a todos se nos nota y además para eso están los actores árabes. Como muestra, Anthony Quinn que ha interpretado a todas las nacionalidades imaginables. Y éste aún tuvo suerte porque luego está la maldición de los actores exóticos. A la que seas un poco especial físicamente haces un par de papeles y desapareces, por muy buen actor que seas. Y yo digo: vale que si eres Jason Scott Lee no puedas hacer de Vikingo, pero si la película está ambientada en la actualidad y el protagonista es un policía, o un cartero ¿qué más da la pinta que tenga el actor si es bueno? pues tampoco, te encasillan de exótico y te comes los mocos.

1 comentario:

  1. Hola Elena!

    Buen post.... en gran medida ocurre por la propia inercia del star system hollywoodiense, siempre es mejor contar con un actor que conozca el medio audiovisual norteamericano... Lo de Misión Imposible es realmente espeluznante.. sólo faltó que mientras pisaban por dentro de la hoguera, unos malagueños hicieran un castell a portagayola en la plaza de toros de Bilbao, al mismo tiempo unos canarios se comen unos pinchos de botifarra y exclaman que con Fernando VII se vivía mejor..........

    ResponderEliminar