viernes, 7 de octubre de 2016

Intocable

Esta es la típica película que jamás iría a ver, al menos a priori. Cuando veo la frase "basado en hechos reales" me pongo a temblar. Jamás es una historia agradable, siempre es un super drama con mucho sufrimiento y desesperación digno de las sobremesas televisivas para mujeres. Si además va acompañada de un montón de premios y la premisa de que el protagonista es tetrapléjico ya se me ponen los pelos de punta. No nos engañemos los premios no van precisamente a las películas de divertimento. Sé no queda muy intelectual decirlo pero cuando quiero ver una película, quiero disfrutar, y prefiero mil veces una chorrada entretenida que la depresión hecha película. Por eso hay géneros que me cuestan, porque la verdad, sufrir por sufrir es tontería. Pero he empezado diciendo que jamás iría a verla a priori, pero el caso es que la vi y fue una grata sorpresa. Para empezar te explica la historia con naturalidad, sin el típico lloriqueo quejumbroso e irritante que tanto me saca de quicio. El protagonista es un millonario que ha quedado tetrapléjico en un accidente y necesita un cuidador. El coprotagonista es un expresidiario marginal que no quiere ni asistir a la entrevista pero se ve obligado por el equivalente a nuestro inem, so pena de perder el subsidio de desempleo. La actitud del futuro cuidador llama la atención del millonario que decide contratarlo y a partir de ahí se forja una gran amistad entre dos personas que de otra manera no se hubieran conocido y que supone una tabla de salvación para ambos. Lo que en manos de otro equipo hubiera sido una película al uso, se convierte en una película divertida y agradable que pese a la dura situación vital de los personajes te hace reflexionar sobre la alegría de vivir a pesar de las dificultades. Además, yo no sé vosotros, pero yo agradezco ver películas de otros países que no sean EEUU de vez en cuando. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario