viernes, 18 de noviembre de 2016

Némesis

Por fin he terminado la saga. Veinte libros nada menos. Ni que decir tiene que si no fuera buena no hubiera pasado del primero (que ya comenté aquí).Lo malo es que lo ha dejado todo preparado para la saga de Flavia Albia y claro, a una le pica la curiosiodad. Pero de momento voy a descansar de romanos.  Marco Didio Falco es un impresentable pero no puedes evitar cogerle cariño. A medida que avanzas por la saga y vas conociendo a su esperpéntica familia no puedes evitar comprenderlo y cuando llegas a la vigésima entrega el pobre no está para aguantar tonterías de un indeseable como Anácrites. He de decir que aunque he disfrutado mucho con todos los libros, los primeros son los mejores. Durante la saga hay fluctuaciones y aunque los personajes principales mantienen su esencia hay otros que se van diluyendo. En el caso de los hermanos de Helena cambian tanto que al final no parecen los mismos. La autora recorre prácticamente todos los confines del Imperio Romano lo que hace que cada novela resulte diferente y entretenida además de que todas estan estupendamente documentadas. La naturaleza de sus personajes, además, hace que resulten muy divertidas. Falco es un desgraciado incapaz de tomarse en serio a sí mismo y que la mayoría de las veces se ríe por no llorar. El perfecto antihéroe. La aristocrática Helena Justina es una mujer de armas tomar decidida a llevar las riendas de su propia vida. Tal para cual. Si os gustan los misterios y la novela histórica no os las podéis perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario