viernes, 9 de diciembre de 2016

EL CASTILLO AMBULANTE

Primero vi la película y me enamoré perdidamente. Todas las de Miyazaki me gustan pero esta es con creces mi favorita. Una auténtica obra de arte. Más tarde descubrí que estaba basada en una novela y me la leí. Normalmente suele decirse que la novela siempre es mejor que la película pero en este caso simplemente no puedo decidirme, ambas tratan la misma historia con lenguajes totalmente diferentes. Obviamente en el libro se explican más cosas y es mucho más loco (más aún) que la película, pero la versión animada tiene unas sutilezas de las que carece el libro. Yo recomiendo leer primero el libro y luego ver la película, casi siempre es mejor hacerlo así pero en este caso hay cosas que se entienden mejor si has leído el libro, aunque no sea estrictamente necesario. Sophie ha heredado la sombrerería de su padre al fallecer éste, pero tiene la mala suerte de hacer enfadar a la bruja del páramo sin saberlo siquiera, lo que le acarrea una terrible maldición por parte de ésta. Tiene diecisiete años pero aparenta noventa. Asustada ante su nuevo aspecto y no pudiendo explicar a nadie lo sucedido (es parte de la maldición) huye hacia las montañas y acaba refugiándose en el castillo del mago Howl, un monstruo terrible que según dicen, se come el corazón de las muchachas. En el castillo, que se desplaza de un lado a otro, conoce a Calcifer un demonio de fuego y a Michael, el aprendiz del mago y descubre que Howl es realidad no se parece en nada lo que cuentan los rumores sobre él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario