viernes, 30 de diciembre de 2016

MARTE

He aquí una película un tanto peculiar. En esencia va de un astronauta que se queda tirado en Marte y tiene que sobrevivir plantando patatas mientras lo vienen a rescatar. Cualquiera que tenga un huerto comprende su dolor. Lo bueno es que en marte no hay malas hierbas ni parásitos. Lo malo es que tampoco hay agua ni polinizadores. Supongo que el personaje después de la experiencia no vuelve a probar una patata en su vida. O eso o se hace adicto. Disquisiciones aparte, es una buena película. Lo que podía convertirse en un bodrio infumable acaba siendo una película amena y divertida. El hombre tiene más moral que El Alcoyano y así se plasma en su cuaderno de bitácoras (en formato video). Lo mejor es la banda sonora que está hecha a base de éxitos disco de los 70, pues la única música que tiene es la que se ha traído la comandante de la misión. Y sí, nuestro amigo Sean Bean hace honor a su encasillamiento no diré si para bien o para mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario