domingo, 22 de abril de 2018

los vigilantes de la playa

Hay veces que no está una para profundidades y necesita ver una tontería que la entretenga y le alegre el día ¿qué mejor que ver la versión cinematográfica de una serie mítica de los 90? pues eso, ataque de nostalgia y palomitas. No es que yo fuera muy fan de los vigilantes de la playa, pero la veía de vez en cuando y sufrí la hipnosis de sus interminables carreras por la arena a cámara lenta con su previa sacudida de melena al salir del agua. Y todos esos socorristas de diseño totalmente alejados de la realidad (al menos en las playas a las que yo he ido los socorristas no son así, si es que los hay) me tenían alucinada. He de reconocer que me gustaba verla para reírme de ella y eso es lo que que han hecho al hacer la película, porque algo así sólo se puede versionar en cachondeo.Huelga decir que me molesta bastante y lo he dicho en diversas ocasiones la manía de no traducir los títulos y más cuando la versión original se había traducido y todo el mundo conoce a la serie por el título en español, pero ahora somos guays y tenemos dos títulos para el mismo concepto. ¡Viva la incoherencia! Ahora los vigilantes de la playa son baywatch ,  los hombres de Harrelson son swat y nosotros somos idiotas. No quiero extenderme mucho con esto porque el tema ya me aburre pero no puedo evitar alucinar cada vez que sucede. La película es familiar y entretenida, una autoparodia vistosa y resultona reforzada con la colaboración de dos de los miembros más emblemáticos del reparto original David Hasselhoff y Pamela Anderson. Obviamente no es una obra de arte, pero tampoco lo pretende. Ideal para los días de bajón o para echarse unas risas con los amigos, en especial con los que han visto la serie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario