jueves, 7 de marzo de 2013

GRAN TORINO

Clint Eastwood ha vuelto a conseguir sorprendernos. Esta película en principio parece un autohomenaje a sus películas como actor, donde el personaje de turno cogía una escopeta y acababa con todo lo que se movía. Pues no, en el último momento da un giro argumental y más te vale ver alguna tontería   después para quitarte la catarsis de encima, porque como la veas  por la noche, no duermes de la agitación emocional que te provoca. Siempre me ha sorprendido la sensibilidad exquisita de Clint Eastwood como director, sobre todo teniendo en cuenta lo inexpresivo de sus personajes como actor. En esta película se narra la relación de un ex veterano de la guerra de Corea, que debido a su terrible experiencia militar detesta todo lo asiático, con su vecino, un joven de la la etnia hmong que para su sorpresa le hace descubrir que tiene más en común con sus vecinos asiáticos que con su propia familia, lo que supone un shock para él. Como detonante de la historia un coche, el Gran Torino que posee el protagonista y que lleva de cabeza a todos cuantos le conocen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario