domingo, 10 de marzo de 2013

MORTADELO Y FILEMÓN

 Otro de mis cómics favoritos, horas y horas de diversión con este par de espías incompetentes, el profesor Bacterio y sus inventos absurdos, la histérica de Ofelia y el Súper, creador " la gente de Vicente",  espeluznate versión española de "los hombres de Harrelson". Y ¿qué decir  de los personjes de bulto como el agente Bestiájez? Mejor nada, porque no acabaríamos nunca.Otra genialidad, los nombres de las agencias de inteligencia la T.I.A. la S.O.B.R.I.N.A. la A.B.U.E.L.A... 

Pero lo mejor de Ibáñez son los detalles de las viñetas, puedes leerte el cómic mil veces, que si te fijas siempre encuentras cosas nuevas: caracoles fumando, chinchetas clavadas en los lugares más insospechados, agujeros en los zapatos de los personajes, remiendos...En este mundo los espías no podían faltar las entradas secretas cada cual más absurda y rebuscada que la anterior,los vehículos de alta gama, los zapatófonos, y las misiones de  riesgo en que los protagonistas, debido casi siempre a su incompetencia  acaban escondidos en algún agujero inmundo con un titular tremendista de fondo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario