lunes, 9 de abril de 2012

ÁGORA

Esta película es española pero poco. Me explico, el capital, director, guionistas, técnicos, son todos españoles pero para que no se note, cogen y contratan actores extranjeros y la ruedan en inglés. La verdad es que me cansa bastante este complejo de inferioridad que se da tanto en el cine como en la música. Vale que Estados Unidos es la potencia mundial del cine pero eso no quiere decir que todos tengamos que copiar su estilo. Más que nada porque entonces queda forzado y falso, y además también se agradece un toque diferente que de frescura a las películas y si es por mercado, también podríamos imitar a Boollywood. A mi entender si la película es buena va a triunfar igual, para muestra un botón, TIGRE Y DRAGÓN,  DELICIOSA MARTA,TRES SOLTEROS Y UN BIBERÓN, LOS GUARDIANES DE LA NOCHE, EL OLOR DE LA PAPAYA VERDE, AMÉLIE, LA VIDA ES BELLA, LA CENA DE LOS IDIOTAS y así un largo etcétera. Luego ya se encargan los americanos de comprar los derechos y hacer su propia versión que resulta igual de forzada y absurda que cuando nosotros les copiamos a ellos. Pero parece ser que la industria no opina lo mismo y, al menos en España, hay que camuflar las cosas no sea que se note que las hemos hecho nosotros y aquí no me refiero sólo al cine. Fuimos, somos y seremos quijotes toda la vida. Pero vayamos a comentar la película. 
Se trata de un peplum del tipo 2 (romanos con cristianos) aunque la originalidad aquí estriba en que los malos son los cristianos. Eso no quiere decir que los judíos o los paganos sean buenos, porque madre mía la que tienen liada en Alejandría. La ambientación es exquisita y tiene algunos planos muy interesantes, me gustó especialmente el plano invertido cuando destruyen la biblioteca y justo después, el plano cenital con los paraboleros vestidos de negro y corriendo como hormigas por el ágora, pasado a cámara rápida para reforzar ese efecto.  Se supone que la protagonista es Hipatia de Alejandría y como tal se vendió la película, pero a su personaje le falta consistencia y acaba siendo eclipsado por el de su esclavo y el de su alumno, ambos personajes con conflicto, aunque también tengan sus lagunas, y ambos enamorados de ella. Hipatia, en cambio, resulta ser una persona obsesiva con su trabajo, que pasa de la serenidad absoluta al histerismo irritante y que es terriblemente cruel con sus pretendientes. El final es muy elegante teniendo en cuenta lo que pasó en realidad (que no voy a contar aquí para no destrozar la película). El tema del conflicto político y religioso, la manipulación de las escrituras, y las rencillas eternas entre religiones, es el fuerte de la película, y resulta sumamente interesante. Está tan bien hecha que resulta entretenida y te engancha desde el principio, aunque recomiendo verla más como un retrato histórico de una época determinada en vez de centrarnos en una historia a la que personalmente, encuentro que le podían haber sacado más partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario