martes, 26 de febrero de 2013

FUGA DE CEREBROS

Las cosas como son, no es una gran película, pero es mucho mejor de lo que parece. Lo cierto es que en su momento se vendió muy mal. Lo mejor es la panda de desgraciados que según las propias palabras del protagonista "estamos juntos porque (somos tan patéticos que) no hemos podido elegir amigos" y lo de menos es la historia de amor, bastante insulsa, por cierto, en la que se centra la película. En conclusión, no es como para que arrase en la gala de los Oscar, pero resulta bastante entretenida y la verdad es que te ríes, cosa que no se puede decir de otras producciones con mayor presupuesto y muchas más pretensiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario